sábado, 12 de junio de 2010

It never rains. It pours

Yo tenía cuatro suegros, y era gracioso. No da tener cuatro suegros, ni en broma, pero Marido viene de una de esas familias modernas, y así se dieron las cosas.
4 Suegros. Cuatro suegros hasta el jueves.
El marido de mi suega se nos fue en la noche del jueves, asistiendo a una cita a la que estaba llegando siete años tarde. Siete años atrás le detectaron un cáncer violento de casualidad. Con un pulmón y un riñón menos, el tipo siguió haciendo su vida, viviéndola a su manera.
Y si, obvio que seguía fumando. Y así, contra todo pronóstico, sobrevivió a sus dos hermanos, que nos fueron dejando por el mismo motivo. Él era el del medio.
Marido es la persona más extraña del planeta. Lloró una vez, cuando le confirmaron que su "viejo" no salía del hospital. Después estuvo como siempre. Triste por momentos, pero presente.
Me acuerdo de cuando fuimos a la costa hace unos meses. Fuimos después de llevar las cenizas de mamá. Yo estaba tan lejos de mí... Es difícil de explicar. Creo que últimamente estoy volviendo a estar en contacto conmigo, pero en ese momento... Era un envase. Un traje de Ce.
Esta vez fue distinto. Pude sentir el perfume del mar, oír el ruido de las olas; tuve frío (y mucho), y descubrí fortaleza donde no la esperaba, en gente en la que no la esperaba.
Me invadió una sensación extraña. Rara. Me acuerdo que me repetía "Es un momento de transición", pensando que es un momento único, como nacer... Como morir como feto y nacer persona, como empezar a existir...

Y yo que pensaba que el Season Finale ya había pasado.

2 comentarios:

Camiluch dijo...

Amore! Abrazo para marido, abrazo para usted y besos para los dos.

¨ce_ dijo...

Gracias linda. Y yo también te extraño. Beso grande.