domingo, 20 de junio de 2010

La fiaca

Estoy empezando a entender cómo funciono.
Tengo tres cosas que me hacen feliz al alcance de la mano... Y qué hago? Inmediatamente decido que el motivo de mi vida, el universo y todo lo demás, es una cuarta, inalcanzable, inaccesible. Y es entonces cuando entro en ese circuito de parálisis total. Fin del momentum. Nada de inercia.
Es extraño lo simple que se ve todo ahora.
Tengo un sistema para grabar. Si, OK, hace ruido... Pero me quedé con eso: Hace ruido. No seguí escribiendo canciones. No intenté pasar la melodía a una partitura para poder usarla de referencia. No seguí grabando nada. Hace ruido. ¿Buscaste cómo sacarlo? No... Pero hace ruido.
Quiero subir fotos de mis grabados a esa página que tengo por ahí, y tengo todo: Las obras, la cámara, TODO. Pero necesito buena luz... Y cuando hay luz necesito ganas, and so on.
Me ofrecieron ir a seguir metiéndole pata a mi profesión, porque la práctica hace al maestro... Y en lugar de aprovechar eso me sigo prometiendo un curso que por varios motivos no puedo pagar...
Hoy me duele mucho, muchísimo la cabeza. Me prometí que iba a ir hoy a yoga pero no. Y no sé si voy a ir mañana. Creo que quiero estar más con mis amigos. Y que quiero dejarme más tiempo de ocio, para darle espacio al ocio creativo que tanto dejé de lado. Porque estoy haciendo cosas, pero volví a sentir que no estoy haciendo nada...
Necesito una hamaca paraguaya acá, en la cabeza. Igual que la Robirosa.

3 comentarios:

Camiluch dijo...

Bombona...no es porque seamos amigas...pero me estas leyendo la mente?

beso grande linda.

Te prometo (ya hable con el susodicho) que hacemos reunion pronto! busquen resto...ja!

besos

La Garrapata Vegetariana dijo...

Hamaca! hamaca!

Al tugueder!!

Hamaca!

¨ce_ dijo...

Mepa que te voy a deber la cena para después del viaje, Prince.

Y sí, faltan dos semanas para hamacarnos a lo loco ;)