domingo, 31 de octubre de 2010

Cíclica

Y es por eso. Por lo mismo que no tengo grises.
En mi vida, en mi cabeza, en lo más interno de mi ser, no hay grises. Mamé eso durante toda la vida, y es un aprendizaje diario el pensar en posibilidades "intermedias".
Entonces tengo momentos en los que me vuelvo completamente anal, loca del control. Esto va acá. Aquello no. Y hago listas interminables con tareas para hacer, y me comprometo mentalmente para llevar acabo un numero x de actividades por día, por semana, por mes.
Planifico.
Ordeno.
Priorizo.
Clasifico.

And then, suddenly: Chaos.

Me emborracho. Me como todo. Duermo como si no hubiera un mañana. No hago nada de mi hermoso listado "To Do". Nada de nada.
Y eso soy. Blanco y negro, buscando el equilibrio... Y creo que es una tarea de toda la vida.
Es gracioso, pero me doy cuenta ahora, recién ahora mientras escribo, que lo que tengo que hacer es ponerme objetivos más "realizables".
Nada para hacer todos los días. Meditar y tocar a JuanCa algunas veces por semana, pero no todos los días. Y correr cuantas veces pueda, que es un nuevo descubrimiento. Y Dormir más. Y eso. Tranqui. Disfrutando el paisaje.
Y que la vida no sea eso que pasa mientras estamos ocupados pensando en otra cosa.

3 comentarios:

La Garrapata Vegetariana dijo...

Creo que todos queremos aprovechar el tiempo al máximo y hacer uso de nuestro tiempo hasta el último segundo.
Pero la verdad es que la mayor parte del tiempo nos da paja hacer todas esas cosas y lo único que queremos en realidad es dormir 5 minutos más.

Camiluch dijo...

Escribiste lo que andaba pensando.

Te quiero amiga!

Con edulcorante y al Revés dijo...

Como que la vida corre y una no la alcanza.
Totalmente de acuerdo, vivo pensando en "organizar" cuando sigo siendo un caos con patas.

Te tiro la data, te sigo y me gusto tu blog.

Saludos y agarramos la vida de los pelos!